viernes, 27 de abril de 2012

Todos quieren con Marilyn


La leyenda sigue viva
A pocos meses de conmemorarse el 50º aniversario del fallecimiento de Marilyn Monroe, los mecanismos de mercadeo mundial no han querido desaprovechar la imagen de la malograda actriz para proyectar sus productos. Ello es así, aunque duela, porque para muchos el mito de esta rubia inolvidable siempre fue medido en dólares.

Michelle cerca del Oscar
Ya en el 2011, dos películas sobre la vida de la actriz fueron estrenadas. Una de ellas fue Mi semana con Marilyn, protagonizada por Michelle Williams, quien fuera nominada como mejor actriz en la reciente entrega de los Oscar por su interpretación. Inspirada  en los días que Marilyn pasó en Londres junto al también actor Laurence Olivier a propósito del rodaje de El príncipe y la corista, la cinta contó con un guión adaptado de las memorias escritas por Colin Clark. El resultado fue un triunfo para la joven Williams, quien confesó a la revista alemana Für Sie que no fue nada fácil interpretar a la Monroe y que sufrió bastante metida en la piel de una de las actrices más famosas de todos los tiempos. Si bien reconoció que fue su referente de niña y que incluso tenía un poster suyo en la habitación cuando era adolescente, también admitió que no era un ejemplo a seguir para su hija Matilda Rose, ya que Marilyn no fue "ni muy feliz ni muy libre" en su vida.

Naomi Watts, una Marilyn de imitación
La otra cinta estuvo protagonizada por Naomi Watts y se tituló Blonde (Rubia), basada en la novela de mil páginas del mismo título escrita por Joyce Carol Oates. En ella se recrean los primeros años de vida de la Monroe, antes que fuera conocida por el gran público, para luego narrar su transición al estrellato en Hollywood, en una mezcla de ficción con hechos reales vividos por la actriz. La novela ha sido relanzada en España y América por Alfaguara.

Blake Lively
No obstante, Williams y Watts no fueron las únicas en revivir la imagen de la Monroe. Según reseñó el diario español El País, Lady Gaga copió su inolvidable Happy birthday, mr. President para felicitar a Bill Clinton; y Madonna hizo referencia a ella en uno de los vídeos musicales de su último álbum. La cadena norteamericana NBC también la está recordando a través de la serie Smash, sobre unas actrices que pugnan por interpretar a Marilyn en Broadway. Hasta la juvenil Blake Lively recreó la escena de Los Caballeros la prefieren rubias, vistiendo el afamado vestido rosa para un capítulo de la serie Gossip Girl. No hay que olvidar la sesión fotográfica de Lindsay Lohan para la edición de Navidad de Playboy en diciembre de 2011, en la cual reinterpreta el famoso desnudo sobre la alfombra roja que tanta controversia causara en el primer número de esta revista para adultos en 1953.

Marilyn por Phillipe Halsman
En el sector editorial, además de la reedición de la biografía novelada de Joyce Oates, en abril se anunció que Imágenes inéditas de la Monroe habían sido publicadas en un libro con imágenes tomadas en el apartamento de la estrella por el reconocido fotógrafo Philippe Halsman Marilyn por Magnum, título de la publicación recientemente lanzada en Europa y Estados Unidos de Norteamérica, recopila muchas de las fotografías que fueron tomadas por miembros de la cooperativa Magnum, la agencia de fama mundial formada por Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, George Rodger y David “Chim” Seymour en 1947.

En un gesto llamativo, el Festival de Cine de Cannes, que se efectuará entre el 16 y el 27 de mayo de 2012, celebra su 65º aniversario con un afiche que muestra a Marilyn soplando una vela en una torta.  Los organizadores justificaron su selección bajo el argumento de que  «el Festival es un templo de glamour y Marilyn es su perfecta encarnación. Su unión simboliza el ideal de simplicidad y elegancia». Algo que en vida de la artista fue pasado por alto, ya que la organización de entonces nunca la invitó.

El 50º aniversario de la trágica desaparición también fue aprovechado por la galería Getty Images de Londres para mostrar más de 70 fotografías y una colección de doce vestidos originales de una de las estrellas más famosas de Hollywood, cedidos por David Gainsborought Roberts, poseedor de una de las mayores colecciones de objetos de Marilyn.

«Se trata de un tributo perfecto a una de las más grandes de Hollywood, una celebración de su vida», explicó la directora de la galería, Louise Garczewska, quien destacó que la fascinación por Marilyn sigue décadas después de su muerte gracias a las "increíbles imágenes" que quedan de ella. «Todo el mundo ve algo diferente en Marilyn. Da igual que sea hombre o mujer, unos se quedan con su sexualidad, otros con su inocencia, unos aprecian su esbeltez y otros su voluptuosidad. Y estas fotografías han sido capaces de atrapar y reflejar esa dualidad que había en su personalidad», indicó la galerista.

Champagne Monroe para los más refinados
Para los gustos más exquisitos, la casa Gobillard JM & Fils de Rosmersholm, una empresa noruega, sacará al mercado el Champagne Marilyn Monroe Brut Premier Cru, compuesto por 50 por ciento de Chardonnay, 25 por ciento de Pinot Noir  y 25 por ciento de Pinot Meunier. Elaborado en el Hautvillers, Cumières y áreas Dizy de Champagne, Francia, este champagne viene acompañado de seis copas flautas y es descrito como una bebida delicada, con un aroma elegante y placentero.

Marilyn exclama: "J'Adore" en la publicidad de Dior
Por su parte, Dior muestra a una caricaturesca imitadora de Marilyn Monroe en uno de sus últimos comerciales para la fragancia J’Adore, en la cual también aparecen Grace Kelly y una versión de Marlene Dietrich acompañando a la imagen oficial del seductor perfume, Charlize Teron.

Sexualidad e inocencia, elegancia y voluptuosidad: así fue Marilyn. Pero también en medio de posiciones extremas se desarrolló su vida y su carrera: entre el éxito público y la conflictividad personal; entre la crítica a su profesionalismo, a sus capacidades histriónicas; y la admiración por su belleza, por su poder de trascender la pantalla grande.

Marilyn Monroe en una imagen de Bert Stern
En una de sus más tristes reflexiones, Marilyn Monroe dijo: «en Hollywood la virtud de una chica es mucho menos importante que su peinado. Usted es juzgado por su apariencia, no por lo que eres. Hollywood es un lugar donde te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma. Lo sé porque rechacé la primera oferta bastante a menudo y cobré siempre los cincuenta centavos».

Lamentablemente, Hollywood no ha sido el único en aprovecharse de la apariencia de una de las figuras más atractivas de la historia del cine. Ahora la globalidad ha ampliado el margen de uso de la imagen de la actriz, sólo que en esta oportunidad ni siquiera recibirá los 50 centavos correspondientes. Así es y tal vez así será por mucho más tiempo, pues como lo afirmó Billy Wilder, de una manera poco caballerosa: «Existen más libros sobre Marilyn Monroe que sobre la Segunda Guerra Mundial. Hay una cierta semejanza entre las dos: era el infierno, pero valía la pena».

No hay comentarios:

Publicar un comentario