sábado, 30 de abril de 2011

Cuando el arte cobra vida propia...

En 1863, el pintor francés Édouard Manet presentó la obra titulada originalmente Le Bain (El Baño) y que luego sería conocida como Le Déjeuner sur l'herbe (Almuerzo sobre la hierba) para el Salón Oficial de París. Era un cuadro al óleo de gran formato, pues mide 208 cm de altura y 264,5 de largo.

Vista hoy en día, la pintura pasaría por cándida. Sin embargo, el jurado encargado de seleccionar las obras para el salón la rechazó por estar en desacuerdo con la escena, junto a otras 2.000 obras de diferentes artistas. La ganadora de ese año sería el Nacimiento de Venus, de Cabanel. En lo que muchos consideran un acto propagandístico de Napoleón III, se creó con el conjunto de cuadros rechazados una exposición paralela, llamada el Salon des Refusés o de los Rechazados, con el objetivo de que el público pudiera juzgar por sí mismo por qué no fueron aceptadas.


El almuerzo sobre la hierba causó gran escándalo entre la sociedad de la época, pues se acostumbraba a ver desnudos para recrear situaciones mitológicas o alegorías. Acá, por el contrario, podía reconocerse perfectamente a los modelos, en una situación cotidiana que nada tenía de heróica o mitológica: la modelo Victorine Meurent se encontraba junto al escultor holandés Ferdinand Leenhoof -hermano de Suzanne, futura esposa de Manet- y del hermano del artista, Gustave. Los tres se sitúan entre los árboles, apreciándose el Sena al fondo y a otra joven que sale del baño; la mujer desnuda ha colocado sus vestidos a su izquierda, junto a una cesta de fruta.

Se consideraba vulgar el que una mujer estuviera desnuda junto a jóvenes vestidos, además de que numerosos críticos rechazaron la modernidad del estilo, desde el punto de vista cromático y compositivo. Lo interesante es que mucha gente se concentraba en el tema que se presentaba, algo que para Manet carecía de importancia, pues como lo señalaba el escritor Émile Zola en 1867:
"Los pintores, y especialmente Édouard Manet, que es un pintor analítico, no comparten la obsesión de las masas por el tema: para ellos, el tema es sólo un pretexto para pintar, mientras que para las masas sólo existe el tema"

Los jóvenes artistas de la época se identificaron con la obra; la apreciaron como un ejemplo del arte de vanguardia que aspiraban y se agruparon en torno al artista. Más tarde, este grupo conformaría lo que hoy conocemos como Impresionismo. En todo caso, esta obra es considerada como un punto de quiebre con el arte académico y tradicional.

Actualmente, El almuerzo sobre la hierba se exhibe en el Museo de Orsay de París. Pasado más de un siglo, las opiniones han cambiado. La obra de Cabanel todavía es admirada como una muestra del arte académico, pero es una respuesta fría comparada con la emoción que despierta la pintura de Manet, si consideramos todas las interpretaciones y recreaciones de las cuales ha sido objeto en el transcurso de los años.

Empezamos con una visión propia realizada por otro grande de la época, Monet, en 1866:

A continuación, una de las muchas versiones que hizo Pablo Picasso de la obra:

Varios fotógrafos han recreado la escena, con modelos vivos. Los integrantes de la banda inglesa Bow Wow Wow posaron de esa forma para la portada de uno de sus discos, pero fue censurada porque la modelo apenas tenía 14 años para la época:
Otros, como Paco Jarque, también le dan vida al famoso cuadro:

Pero las recreaciones continúan y pasan desde lo muy real, hasta lo irreal, en el cual las figuran centrales pueden ser seres vivos, comics, extraterrestres, personajes de Los Simpson o unos gorilas:









Por si acaso a alguien le quedara alguna duda, la obra de Manet sigue hoy en día tan vigente como hace casi siglo y medio atrás.

jueves, 21 de abril de 2011

De Best-sellers a miniseries memorables (II)


Los últimos días de Pompeya (1984)
Realizada por la cadena ABC, se señala que Los últimos días de Pompeya fue más fiel al libro original que las versiones cinematográficas anteriores y también la más cara de todas, con un presupuesto de 19 millones de dólares y un reparto de conocidas estrellas.

La historia recuenta los acontecimientos previos a la erupción catastrófica del volcán Monte Vesubio en el año 79 antes de Cristo. Tanto la serie como la novela están llenas de personajes vistosos ficticios: el ateniense Glaucus (Nicholas Clay), el fanático religioso egipcio Arbaces (Franco Nero), y el poderoso gladiador Lydon (Duncan Regehr), todos ellos compitiendo por el amor de la noble Ione (Olivia Hussey) y la humilde esclava ciega Nydia (Linda Purl).

También están actores conocidos como Ned Beatty, quien interpreta al comerciante rico Diomedes; la bellísima Lesley-Ann Down como la cortesana bailarina de vientre Chloe, y un puñado de estrellas del mundo teatral como Laurence Olivier y Anthony Quayle.

Aunque la crítica no fue muy benevolente, la audiencia siguió con interés esta miniserie realizada en 1984. Fue transmitida en nuestro país por RCTV.


A continuación un enlace al capítulo de la erupción del Monte Vesubio:

Sangre y orquídeas (1986)

Hester Murdoch, una bella joven casada y proveniente de una influyente familia, es encontrada desnuda y golpeada casi a morir por cuatro jóvenes hombres hawaianos en la playa. Aunque algunos de ellos estaban en desacuerdo, es llevada al hospital.

La preocupación de los jóvenes era verse implicados, temiendo ser culpados, porque ella era blanca, en una sociedad donde los nativos tenían grandes desventajas en comparación con la minoría blanca dominante. Casi de inmediato, se levanta la sospecha sobre ellos como posibles culpables.

Cuando Doris Ashley, la madre de Hester, mujer políticamente muy influyente en la isla, averigua lo que realmente pasó, obliga a su hija a culpar de violación y paliza a los hombres que la rescataron, aunque eran inocentes, temiendo un escándalo.

Corresponde entonces al detective Curtis “Curt” Maddox y al abogado hawaiano que le acompaña descubrir qué realmente pasó y hacer hasta lo imposible para convencer a un tribunal de justicia, integrado por ciudadanos blancos, de que ellos son inocentes.

El elenco reunía figuras muy conocidas, como Kriss Kristofferson, en el rol del capitán Curtis Maddox; una muy joven y bella Madeleine Stowe como Hester Ashley Murdoch; una jovencísima Sean Young; el veterano José Ferrer, la siempre consecuente figura televisiva Susan Blakely, entre otros. Mención especial merece una espléndida Jane Alexander encarnando a Doris Ashley, mujer calculadora y fría.

Sangre y Orquídeas fue transmitida por Venezolana de Televisión.

Raíces (1977)

La saga de Alex Haley acerca de sus antepasados emocionó a los venezolanos a finales de la década de los 70. Kunta Kinte, raptado en África y esclavizado en América en 1767, se negó a aceptar su nombre de esclavo, Toby. Mantuvo un espíritu reacio a ser doblegado por el explotador hombre blanco que le costó parte de un pie.

Sus sucesores mantuvieron vivo su heroico sentido de rebeldía, susurrando el nombre de Kunta Kinte de una generación a otra hasta que esta llegó a los oídos de Haley -un muchacho que crecía en Tennessee- y que se dio a la tarea de investigar sus raíces y divulgarlas con orgullo por el mundo entero, primero a través de una popular novela y luego en esta miniserie, que tuvo tres partes: Raíces (1977), Raíces: las nuevas generaciones (1979) y Raíces: el legado (1988).

La primera tuvo mayor repercusión en nuestro país, durante su transmisión por RCTV en horario de 8:00 pm. Esta popular producción de David L. Wolper, tuvo como directores a Marvin J. Chomsky, John Erman, David Greene, Gilbert Moses, Georg Stanford Brown, Charles S. Dubin y Kevin Hooks. Raíces tuvo un reparto estelar, que incluyó los más celebrados y representativos actores afroamericanos y figuras legendarias del cine, tales como Ed Asner, LeVar Burton, Cicely Tyson, John Amos, Olivia de Havilland, Paul Koslo, Henry Fonda, Georg Stanford Brown, Fran Bennett, Avery Brooks y Brandy Brown. TCM la retransmite de vez en cuando.

Acá pueden ver el capítulo 1:

sábado, 9 de abril de 2011

Sombrita: justicia multiplicada

Si hay una serie sombría en los dibujos animados japoneses, ésta era Sombrita. La historia trataba sobre un luchador justiciero que descansaba en una cúpula de vidrio. Un día es despertado de su prolongado sueño. Los Guardianes del Templo le advierten sobre la amenaza de Goster, conocido en Brasil como Espectro, un ser demoníaco de orejas puntiagudas y filosos colmillos. Goster actuaba siempre acompañado de su mascota: un gato parlanchín al que le gustaba dar órdenes.



Sombrita tenía la habilidad de crear copias o sombras de sí mismo, algo que confundía a sus rivales. También poseía una daga que se convertía en espada y lanzaba rayos luminosos de su empuñadura.

Su grupo justiciero estaba compuesto por el profesor Polker, comandando su "Nave Iónica" y por su mascota Pokey, un perro con gafas. Posteriormente Sombrita contaría con la ayuda de un niño llamado Rocco.

El inicio


Un soldado, gravemente herido, intenta cumplir su última misión: encontrar al joven Sombrita, que duerme en una Cúpula del Tiempo. Después de hacerlo, el soldado cuenta que Sombrita fue dejado allí para que un día pudiese suceder a su padre en la lucha contra el mal. En el país de Sombrita murieron enterrados en una batalla contra Roms, señor del mal. Sombrita debe sustituir a su padre en la lucha contra el hijo de Roms, Goster. El soldado informa a Sombrita que escondida en una escultura de Esdra, había una espada mágica que sólo debería ser usada para defender el bien.

Goster desea dominar al mundo y, a pesar de todos sus poderes, planea robar un artefacto creado por el profesor, el "cilindro atómico", que concentra una energía enorme y le permitiría alcanzar su objetivo.

En el primer encuentro, Goster no consigue el cilindro, desistiendo enseguida pero prometiendo un nuevo encuentro. Goster prepara una trampa para Sombrita y durante la lucha, el gato rapta al profesor. Ya en su caverna, el señor del mal intenta convencerlo para entregar el cilindro, ofreciéndole poder y riqueza. Como el profesor rehusa, Goster lo hace tener horribles pesadillas, tanto que termina agotado.

Goster se transforma en un murciélago y anuncia un ultimátum: o Sombrita entrega el cilindro o el profesor muere. Nuestro héroe parte para la Isla de la Calavera para salvar al profesor pero cae prisionero. Goster amenaza con matar a Sombrita si el profesor no entrega el cilindro.

Goster se lleva al profesor en cuanto deja a Sombrita siendo envenenado con un líquido venenoso. Pokey va a la isla, encuentra y salva a nuestro héroe. El profesor se rinde y entrega un cilindro a Goster. La verdad es que es un cilindro falso que explotará al ser accionado. Sombrita llega e intenta rescatar el cilindro, pero Goster es más rápido y lo instala. A pesar de ser alertado para que no lo activara, Goster manipula el cilindro el cual, por supuesto, explota. Nuestros amigos intentan escapar en la nave del profesor. Goster sale detrás de ellos para capturarlos. Se produce una violenta batalla, en la que resulta vencedor Sombrita. Goster se va, prometiendo no desistir. Por fin, la isla de la Calavera explota y el episodio termina con una conversación entre los dos protagonistas, previendo nuevos encuentros con Goster.

En la segunda fase de esta serie, Goster ya es un sujeto solitario que viaja por el mundo haciendo el mal. El malvado asombra a las personas, resucita muertos. Sombrita sigue su travesía, ahora sin su mascota Pokey, si no acompañado por el niño Rocco.

Sombrita nunca volvió a ser retransmitida en nuestro país, por lo cual pocos la recuerdan. Sin embargo, para refrescar la memoria, inserto un extracto de un capítulo de este dibujo animado japonés.



SOMBRITA

Nombre original : Boken Shonen Shadar.
También conocido como Shadow Boy en Brasil y La Spada di Luce en Italia.
Produtora : Asahi Kogyo Co. / Nippon Hoso Eigasha - Toei Doga
Año : 1967
Episodios: 26
Exhibido en Venezuela entre 1974/1975
Televisora : Radio Caracas Televisión
Distribuçión : Trans-Global